CONSERVACIÓN DE DOCUMENTOS FOTOGRÁFICOS

IINTRODUCCIÓN

¿Y si supiérais que algunas de vuestras más valiosas fotos antiguas y negativos pueden estar fabricadas con clara de huevo que se cuartea, despega y con la luz se va borrando, o con una emulsión de plata que con el tiempo va subiendo desde el fondo de la imagen hasta la superficie borrándola con un espejo de plata, o que algunos negativos pueden arder de forma espontánea o que ciertas condiciones producen hongos que pueden destrozar vuestras fotos?

Estos son solo algunos ejemplos de patologías en fotografía ¿Sabéis cómo conservarlas? No es fácil identificar su química, y requiere lupas y microscopios y conocimientos específicos. Una vez identificado el proceso con el fueron creadas hay que saber y tener medios para una correcta conservación, por ejemplo de humedad, temperatura, iluminación, ventilación, insectos y roedores.

Queremos ayudaros y os vamos a enseñar algunas cosas.

LOS DOS GRANDES TIPOS DE FOTOGRAFÍA:

Hoy en día hacemos fotos DIGITALES. Disparamos e inmediatamente la imagen aparece en pantalla perfectamente reconocible. Aunque, como todo, tienen su problemática a la hora de conservarse, porque se pueden corromper o por evolución de software podemos quedarnos con archivos antiguos para los que ya no exista aplicación que los pueda abrir.

A los materiales fotográficos no digitales (positivos y negativos) se les llama fotografía QUÍMICA.Todos ellos tienen en común que sobre un soporte (cristal, metal, papel o plástico) se halla una capa de emulsión (gelatina, albúmina, colodión u otros) que contiene en su seno partículas (de metal, tintas o pigmentos) que son las que realmente conforman la imagen. En algunos casos, además hay capas de material intermedio o superior, como veremos, con diversas funciones. La idea es que los materiales sean sensibles a la luz solo hasta capturar la escena y luego, aunque parezca contradictorio, se quede fijada permanentemente aun siendo expuesta a la luz.

NEGATIVOS DE POLIÉSTER:

Hace pocos años metíamos un carrete de plástico (negativo) en el interior de la cámara de fotos y que teníamos que esperar varias semanas o meses para ver el resultado a menudo decepcionante al comprobar que los mejores momentos salían movidos o mal encuadrados.

El positivado se realiza (porque aún hay quien lo utiliza sobre todo en el mundo del arte) por medio de tres pasos: revelado, fijado de la imagen para que sea estable y lavado y eliminación de productos de revelado (o estabilización) para que el revelado no continúe deteriorando el negativo.

En los negativos los colores aparecen invertidos.

Un negativo es siempre un ORIGINAL. Todo lo que produzca serán copias. Aunque, como veréis, podemos encontrarnos con positivos que han sido producidos directamente, sin necesidad de negativo, que también tendrán la consideración por lo tanto de ser originales.

Los aglutinantes que se llegaron a utilizar son la albúmina (clara de huevo), colodión (disolución de nitrocelulosa en éter y alcohol) y gelatina, aunque como veremos los hay, también, sin ningún tipo de aglutinante.

Negativo

Positivo

El soporte de nuestros últimos negativos (fabricados partir de 1955), y que aún andarán por casa olvidados, estaba fabricado en poliéster. El poliéster es un material inerte con una gran resistencia física y estabilidad química que apenas se deteriora. La imagen (que podía ser en blanco y negro o a todo color) se sujeta al poliéster con una capa de aglutinante de gelatina. Sin embargo es habitual que la imagen se desvanezca o que por humedad se queden pegados unos con otros.

Para detectarlos basta con colocarlo entre dos filtros polarizadores (de los que se usan hoy en día en fotografía) y comprobar que se ven los colores del arco iris (birrefrigencia). Podemos encontrarlos en rollos de 120 y de 35mm o en placas de 2” ¼ x 3” ¼ hasta 16” x 20”.

Nos podemos encontrar otro tipo de negativos de plástico desde 1920 hasta hoy en día, cuyo soporte es acetato de celulosa y otros que se dejaron de fabricar en 1951 por su peligrosidad de nitrato de celulosa que aparecieron en 1888.

A parte de los de soporte plástico los había en soporte de vidrio y de papel.

De todos ellos hablaremos próximamente.

PRECAUCIONES BÁSICAS CON NEGATIVOS:

Hasta aquí solo os hemos presentado el negativo más habitual pero hay muchos tipos más. Para su cuidado es común a todos ellos:

  • manejarlos sobre superficies limpias
  • no tocarlos directamente con los dedos sino usar guantes de algodón
  • no dejarlos en contacto con otros materiales que pudieran alterar la química como algunos tipos de papeles o plásticos y mucho menos cintas adhesivas o pegamentos.
  • no escribir sobre ellos
  • Realizar inspecciones periódicas para comprobar su estado
  • Tenerlos almacenados en lugares de temperaturas bajas y
  • Preservarlos de la humedad.


Begotxu Pérez Murillo.

(Continuará)

Bibliografía:

Déjanos tu comentario: