ELECCIÓN DE UN ABOGADO

Archivo General y Real de Navarra; Protocolos notariales; caja 9089/1 Mendigorría; Notario: Pedro Beasoain de Paulorena, 1752.

Salvo que tú, que estás leyendo, encuentres otra interpretación al texto, después de darle muchas vueltas, y gracias a las explicaciones que nos han dado Gotzone Fernández Pérez y Maritxu Pérez Ollo, nos parece entender lo siguiente. Te lo dejamos aquí por si te ayuda a entenderlo. Si encuentras otra interpretación, por favor indícanosla para poder rectificar.

Pedro Beasoain de Paulorena fue escribano de Mendigorria y el 9/2/1752 levantó un acta de una votación en el Ayuntamiento de Mendigorria para votar sobre el nombramiento de un abogado para defender las causas de esta Villa, puesto carecían de él. Allí se encontraban el Alcalde, los regidores (hoy en día asemejables a los concejales) y 33 vecinos.

Eran:

  • D. Pedro Fermín Pérez Salvador, Alcalde
  • D. Juan Bautista Aguilar, regidor cabo preminente
  • Manuel de Unciti, regidor cabo segundo
  • Mathias Martinez, regidor menor y
  • Fran.co Mediavilla, regidor menor


Y estaban presentes y listos para el sorteo los siguientes vecinos con derecho a voto o insaculados:

  • D. Agustin Pérez Gonzalez
  • Christoval Perez
  • Luis de Asnariz
  • Manuel de Arvizu
  • Fran.co de Munarriz
  • Joachin de Arvizu
  • Esteban Martelo
  • Juan Lanz, Gabriel Lasterra
  • Fermin e Irigoyen
  • Pedro Martin de Mañeru
  • Fran.co Mañeru
  • ernardo de Unciti
  • Fran.co Lator
  • Pedro Mañeru
  • D. Joachin de Eguilaz
  • Joachin de Elizalde
  • Ignacio Lorenz
  • Diego de Yoldi
  • Juan Crisóstomo Jaurrieta
  • Fran.co Lesaca
  • Saturnino Mañeru
  • Juan Joseph Latasa mayor
  • Baltasar de Lator
  • D. Joseph Elcid
  • Joachin de Mañeru
  • Joseph Latasa menor
  • Alexandro Ayala
  • Patricio Mañeru
  • D. Fran.co Romeo Phelix Ros
  • Pedro Joseph Rodrigo
  • D. Juan Gonzalez de Villaron
  • Juan de Eguiaguirre y
  • Domingo Antonio de Oses

Hasta entonces actuó como abogado de la Villa D. Francisco de Iruñela y Perez y al haber sido elegido para un cargo en la Real Corte ya no podría seguir haciéndolo.

Como observaciones, decir que, por aquél entonces los alcaldes eran elegidos por sorteo entre los vecinos que cumplieran unas determinadas condiciones, no por votación tal y como la conocemos hoy en día, y al parecer nadie quería tener esa responsabilidad. El proceso consistía en que una mano inocente extrajera de un saco una bolita con el nombre de la persona elegida. Los insaculados, eran los que optaban al puesto. Precisamente con este mismo procedimiento iban a elegir al abogado, de entre los treinta y tres hombres presentes, que eran los "insaculados". Podéis suponer que entre estos no están incluidos todos los vecinos del pueblo, puesto que la facultad de participar en estas funciones tampoco la tenía cualquier habitante y ni que decir tiene que no había ninguna mujer entre los asistentes.

Estando preparados para realizar el sorteo para elegir el abogado, el Sr. Alcalde propuso dejar el nombramiento de abogado a D. Fran.co de Iruñela y Perez a quien su Majestad ... "fue servido de conferirle la plaza de Alcalde de la Real Corte de este Reyno" "para que éste elija el que quisiere"

Se votó sobre esta proposición, antes de comenzar el sorteo para la elección del abogado para el cual habían estado preparados.

Ganó la propuesta del Señor Alcalde; es decir: que D. Fran.co de Iruñela debía decidir quien sería nombrado abogado, por lo que el mencionado sorteo ya no iba a ser necesario.

Parece que parte de los asistentes liderados por algunos de los regidores (concejales) pensaron que no era necesario hacer nominación alguna de abogado. Los que protestaron fueron los señores Manuel de Unciti, regidor cabo segundo; Mathias Martinez y Fran.co de Mediavilla, regidores menores de esta dicha Villa y mayor parte de ella como también Fermin de Irigoyen y Bernardo de Unciti. Dice el escribano que en su queja dijeron que: ("no les pare perjuicio la resolución y deliberación que llevan hecha los demás insaculados" "y que ocurrirán a donde les convenga " puesto que no hay "razón alguna de nominación de abogado de esta villa en los libros de ella". Por ello suponemos que en este caso querian dejar libre en cada momento a la Villa de acudir a quien fuere sin tener que acudir siempre a uno determinado.

Consiguientemente protestaron también quienes estuvieron a favor de la proposición del Alcalde, diciendo que la resolución ganadora habría que respetarla y que quienes recurran a otro abogado lo hagan "supliendo los gastos que ocurrieren en él a expensas propias de dichos señores regidores cabo segundo y los dos menores mayor parte de Villa y no a expensas de" la Villa de Mendigorria.

Pedro Beasoain de Paulorena levanta "el acto público" (acta) y la "firmaron los que sabían".

(El equipo de Hondalan, actualizado a 22/11/2018).

Nombramiento de abogado