Devastación y ordenación del archivo municipal en la francesada

El presente texto se incluye en los protocolos notariales del Archivo Real y General de Navarra. Un escribano nos cuenta como en abril de 1813 se acantonaron en Mendigorria 4.000 infantes de la división de Portugal de la tropa francesa y de estos un piquete de 60 caballos se alojó en la posada mesón del Ayuntamiento. Al tercer día, el 14 de abril de 1813, estos últimos, se hicieron dueños de la sala del Ayuntamiento y rompieron las cerraduras de dos cuartos, uno de ellos era el archivo y el otro almacén de los escribanos. Entraron, abrieron todos los cajones, destrozaron los dos archivos tirando todos los documentos por el suelo y escaleras y los mancharon y pisotearon. El Ayuntamiento pidió al Real y Supremo Consejo la facultad de reparar el chandrío y el 19 de diciembre de 1825 en el oficio de su secretario Patricio Sarasa se le concedió la mencionada facultad. Por ello Rafael Pérez y Dionisio Pérez (el certificante) ordenan los documentos del escribano Pedro Beasoain de Paulorena. Y de todo lo expuesto dan fe Dionisio Pérez (escribano) y Rafael Pérez (escribano del Juzgado).

Este documento nos pareció una metáfora de lo que hoy en día hacemos en Hondalan. Recoger todo tipo de documentos y testimonios de Mendigorria que andan desperdigados por los rincones y memorias , de Mendigorria, a punto de perderse, ordenarlos y dejarlos disponibles para su uso posterior.

(El equipo de Hondalan, actualizado a 19/11/2108).

Francesada